Armas de Asedio (I)

En estas terceras jornadas celtiberas de Caminreal (Teruel) hemos podido disfrutar de la presencia de varias miniaturas, y de algunas ballestas de tamaño real típicas de los asedios de la antiguedad. Como no pude asistir a la charla explicativa tiraré de wikipedia, como siempre.

Comenzaremos por el ariete:



Un ariete es un arma de asedio originada en épocas antiguas, usada para romper las puertas o las paredes fortificadas. En su forma más simple, un ariete es tan solo un tronco grade y pesado, cargado por varias personas e impulsado con fuerza contra un obstáculo, el ímpetu del ariete es suficiente para dañar el objetivo.

En los diseños más sofisticados, los arietes eran impulsados con una honda (arma), y soportados con cuerdas o con cadenas dentro de un marco rodante, de modo que podían ser mucho más grandes y también se podían pivotar más fácilmente en contra de su blanco. En algunas ocasiones, la punta del ariete sería reforzada con una cabeza de metal y las partes vulnerables del ariete se reforzaban con bandas metálicas. Muchos arietes también contaban con cubiertas protectoras y paredes laterales reforzadas con cuero u otros materiales para prevenir que el ariete fuese atacado con fuego.

Algunos arietes no eran propulsados con cuerdas o cadenas, sino que en su lugar fueron apoyados sobre rodillos. Esto daba a los arietes un recorrido mucho mayor, de modo que pudieran alcanzar una mayor velocidad antes de golpear a su objetivo, y por lo tanto que fueran más destructivos. Este tipo de ariete fue usado por Alejandro Magno, y fue descrito por el escritor Vitruvio.

En los castillos, los defensores procuraban prevenir los ataques de los arietes lanzando obstáculos frente a éstos momentos antes de que golpearan la pared, usando cuerdas con ganchos para inmovilizar el tronco, incendiando al ariete, o saliendo sorpresivamente para atacarlo.

Las variaciones del ariete incluyeron a la barrena, el ratón, y el arpón de sitio. Éstos eran más pequeños que un ariete y se podían utilizar en espacios más limitados.

Los arietes todavía se utilizan en la época moderna para diversas actividades, algunas veces montados sobre vehículos. Los equipos SWAT utilizan a menudo arietes metálicos de dos mangos para abrir las puertas trabadas.

2 comentarios:

dios sios dijo...

Con la aparición de la pólvora, aparecieron también las armas de fuego como el arcabuz o el cañón. Más adelante se desarrollaron el mortero y la artillería. Estas armas demostraron ser tan efectivas que las fortificaciones tipo que se habían construido hasta la época (las murallas de las fortalezas), tuvieron que rediseñarse, y a partir de entonces comenzaron a construirse más bajas y gruesas, tal y como ejemplifican los diseños de Vauban.

La mayor pieza de artillería sobre raíles la usaron los alemanes en el asedio de París durante la Primera Guerra Mundial. Los cañones más grandes y de mayor alcance que se pretendieron usar en la Segunda Guerra Mundial fueron los poco conocidos cañones V3 alemanes, que estaban diseñados para disparar obuses de más de un metro de diámetro, y fueron construidos en la costa francesa con la finalidad de destruir Londres. Su construcción se detuvo tras un bombardeo de las fuerzas aliadas utilizando bombas de penetración. Todavía se pueden ver hoy en día los restos de esta arma.

Antes de la Primera Guerra del Golfo se creía que las fuerzas armadas Iraquíes estaban desarrollando un "supercañón" para atacar a Israel, bajo las instrucciones de un ingeniero canadiense llamado Gerald Bull. Se cree que este ingeniero fue asesinado por las fuerzas de seguridad israelíes (el Mossad).

Las armas de asedio en la actualidad se consideran obsoletas debido a la efectividad de las fuerzas aéreas y bombardeos aire-tierra, así como de los misiles de crucero, que han hecho que las fortificaciones defensivas hayan quedado obsoletas. El único tipo de defensa estática actualmente efectivo son los búnkeres a gran profundidad utilizados para el mando militar. Incluso en estos casos existen dudas sobre su utilidad, dado que cada vez ganan mayor terreno el mando descentralizado y el uso de los centros de mando móviles.

dios sios dijo...

Con la aparición de la pólvora, aparecieron también las armas de fuego como el arcabuz o el cañón. Más adelante se desarrollaron el mortero y la artillería. Estas armas demostraron ser tan efectivas que las fortificaciones tipo que se habían construido hasta la época (las murallas de las fortalezas), tuvieron que rediseñarse, y a partir de entonces comenzaron a construirse más bajas y gruesas, tal y como ejemplifican los diseños de Vauban.

La mayor pieza de artillería sobre raíles la usaron los alemanes en el asedio de París durante la Primera Guerra Mundial. Los cañones más grandes y de mayor alcance que se pretendieron usar en la Segunda Guerra Mundial fueron los poco conocidos cañones V3 alemanes, que estaban diseñados para disparar obuses de más de un metro de diámetro, y fueron construidos en la costa francesa con la finalidad de destruir Londres. Su construcción se detuvo tras un bombardeo de las fuerzas aliadas utilizando bombas de penetración. Todavía se pueden ver hoy en día los restos de esta arma.

Antes de la Primera Guerra del Golfo se creía que las fuerzas armadas Iraquíes estaban desarrollando un "supercañón" para atacar a Israel, bajo las instrucciones de un ingeniero canadiense llamado Gerald Bull. Se cree que este ingeniero fue asesinado por las fuerzas de seguridad israelíes (el Mossad).

Las armas de asedio en la actualidad se consideran obsoletas debido a la efectividad de las fuerzas aéreas y bombardeos aire-tierra, así como de los misiles de crucero, que han hecho que las fortificaciones defensivas hayan quedado obsoletas. El único tipo de defensa estática actualmente efectivo son los búnkeres a gran profundidad utilizados para el mando militar. Incluso en estos casos existen dudas sobre su utilidad, dado que cada vez ganan mayor terreno el mando descentralizado y el uso de los centros de mando móviles.