celda 211


Después de ver Celda 211, una película totalmente recomendable, me vinieron recuerdos de una vuelta a casa en autobús desde Zaragoza, donde desde Daroca (donde hay una cárcel bastante grande) no me quedo otra que escuchar la conversación de dos presidiarios de permiso que se sentaron justo detrás de mi. Uno era Marroquí, el otro debía ser valenciano por el acento, aunque tenia la voz casi tan ronca como Malamadre. Reproducir la conversación me resulta imposible, sólo recuerdo frases sueltas:





"A vosotros que os llamen moros no os tendría que saber mal. No es para insultar: tú eres un moro y ya está. no se dice para faltar. Para faltar es moro de mierda ¿No?"

"Yo con 18 años lo tenia todo, hasta hijos. Me sobraba la pasta y tenia un calibra de 170 caballos. y hacia lo que me salia de los cojones"

"Lo importante ahora es estudiar"

1 comentario:

Juanjo dijo...

Me gustaría ver la peli... Tomo nota.
Saludos.