el vértigo, como el miedo, es solo una sensación: una cuestión de perspectiva.